lunes, 19 de noviembre de 2012

Aprendiendo a Ser Críticos (III)

El año pasado inicié esta sería de notas de las que sólo publiqué dos partes (que pueden consultar en Aprendiendo a Ser CríticosAprendiendo a Ser Críticos (Solución)Aprendiendo a Ser Críticos (II)). Recientemente, se ha despertado nuevamente mi "molestia" hacía ciertos comentarios de partidas que me están llevando a seguir con esas notas. Recomiendo que releean las notas anteriores (a las que pueden entrar apretando sobre el nombre más arriba) para que estén más al tanto de donde viene esto.
Antes que nada, quiero hacer una aclaración: esta seria de artículos están pensadas para que ustedes piensen siempre antes de creerle a los comentarios de cualquiera partida en cualquier medio (páginas web, revistas, diarios, libros, DVDs, etc.) y no está pensado como una crítica hacía quién los hace. No todos pecan de lo mismo, no todos pecan siempre y yo mismo no debo ser inmune a algunos de estos problemas. Ahora sí, avancemos.
Antes de ir a la "raíz del problema" quisiera hacer otro paréntesis. Quiero hacer notar al que no se dio cuenta (que espero sean pocos) el cambio dramático que significó el avance de los programas de ajedrez. En lo que respecta a los comentarios de partidas (que es lo que nos interesa en estas notas), dudo que haya alguien que se anime a publicar algo sin, por lo menos, verificarlo con la computadora. Eso no tiene porque se perjudicial. El inconveniente es cuando el comentarista es el propio programa, cuando el ser humano deja de confiar en sí mismo, ni siquiera usa su "cabecita" (como diría El Viejo Najdorf) y deja que la computadora haga todo. Eso si que trae problemas. Primero, el "comentarista" humano deja de ejercitarse y confía demasiado en "algo" que no nos va a poder ayudar en las partidas y eso suele repercutir en que su nivel de juego disminuya. Pero segundo, y más importante para nosotros, esos comentarios dejan de ser útiles. Ojo, no estoy diciendo que la computadora no juegue bien, pero sus comentarios no son claros ni lógicos (comentando cosas que a nosotros nos puedan resultar sin sentido), además de que la gran mayoría de las veces se les da poco tiempo para a analizar a las computadoras, lo que crea verdaderos horrores. Veamos algunos ejemplos extraídos de sitios y blogs de ajedrez:


¡Que decir sobre algo así! O, mejor dicho, ¡que no decir! Estos son comentarios de la computadora puros, con frases y variantes sin sentido (¿alguien me traduce "Mejora la seguridad del rey negro. de mejor a peor"?, o cómo está tan ganado el Blanco después de Txd2)), sin casi ninguna explicación útil y con símbolos mal usados (me refiero a que ...Axf5 tiene un '!' y ...Dxc1 ni siquiera un comentario, por dar un ejemplo). Comentarios así sólo sirven para confundir o para crear falsas impresiones. Por ejemplo, si vemos la partida anterior podemos inferir que el Blanco jugó de manera horrible (dos jugadas '??' no las puede cometer una GM) arruinando una posición ganada (eso dice la compu, no me pregunten a mi), tan mal que el Negro con jugadas normales se impuso (la única jugada difícil, por el '!', fue aparentemente ...Axf5 ¿?, aunque parezca una jugada obvia... y aunque según el GM Spraggett y Houdini ...Tdc8 era mejor). Además, uno podría pensar "¿cómo eligió el Negro una variante de apertura que le da ventaja decisiva al Blanco?" (según los comentarios, hasta 21...Dc3 era todo teoría). Podía seguir haciendo criticas, pero creo que el punto se entendió.
Otro ejemplo de como malos comentarios pueden hacernos ver las partidas de otra forma lo podemos encontrar a continuación (los comentarios los traduje del inglés):


o


En ambas partidas podemos ver como lo único que se comentaron fueron las jugadas malas, en donde la evaluación de la posición cambió drásticamente. Este tipo de comentarios me parecen muy peligrosos, en especial porque son muy usados (ya que son muy fáciles de hacer en unos pocos minutos con la ayuda de cualquier programa). Estos comentarios, que sólo resaltan los errores que todos cometemos, pero que no muestra lo complicado de la partida, las buenas jugadas, o lo difícil que fue aprovechar los errores (al no tener comentarios, da la sensación de que el resto fue muy fácil) sólo distorsionan la partida. ¡Hasta he visto a gente decir que Vallejo jugaba como un 2000! Esta bien, ese no fue su mejor torneo, pero estoy seguro que aún en mal día le ganaría a cualquier 2000 en un 99% de las veces.
Seguiremos viendo otros ejemplos en los próximos dias.